Estética dental

Nos permiten cambiar el color y la forma de los dientes sin apenas tocarlos. No tenemos que rebajar ni limar el diente.
En casos de dientes manchados o muy oscuros, imperfecciones dentales (como dientes más pequeños o desgastados) y para cerrar espacio o huecos entre los dientes. Las carillas dentales son la mejor opción.

Periodoncia

La periodoncia es una especialidad médico-quirúrgica odontológica que estudia la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y condiciones que afectan los tejidos quedan soporte a los dientes (las encías).

Ortodoncia

Utilizamos. El sistema de ortodoncia Damon (brackets autoligados) supone una clara evolución respecto a los brackets dentales convencionales. sobre todo, reduciendo los tiempos de tratamiento, y mejorando el aspecto tanto dental como facial.

La sociedad de hoy en día nos exige ofrecer siempre la mejor imagen y por ello no dudamos en ayudarte a conseguirla.

Endodoncia

La terapia endodóntica consiste en la extirpación total de la pulpa dental. Se aplica en piezas dentales fracturadas, con caries profundas que presentan lesiones en su tejido pulpar que se conocen como pulpitis. Esta es irreversible y la única opción terapéutica es la extirpación total de la pulpa dental, y la obturación tridimensional del conducto dentario. La pulpitis está frecuentemente provocada por caries dentales profundas que alcanzan la pulpa dental y producen infección en la misma, originando dolor continuo y permanente que aumenta con estímulos fríos, calientes, alimentos dulces o ácidos.

Implantes dentales

La pérdida de un diente produce un desequilibrio en la dentadura, que puede llevar a la movilización del resto de dientes y a una masticación inadecuada. Con el implante dental podemos reponer estas piezas, de una manera cómoda, eficaz y sin necesidad de apoyarnos en el resto de los dientes sanos.

Prótesis Dentales

Actualmente la estética dental es una demanda prioritaria.

La pérdida de dientes sin reposición de los mismos, pueden provocar una serie de alteraciones; pérdida de equilibrio en la posición y fuerza del aparato masticador, dolores en las articulaciones temporomandibulares, dolores a nivel de la musculatura cérvico–facial, cefaleas y movimientos patológicos de los dientes vecinos.